viernes, 2 de diciembre de 2016

Alexander Girard, inspiración permanente



El arquitecto y diseñador Alexander Girard (1907 – 1993) fue una de las principales figuras del diseño estadounidense del periodo de posguerra. Su pasión por los colores, patrones y texturas encontró su mayor expresión en el diseño textil, que fue una parte esencial de su obra.

Él es sin duda uno de nuestros referentes. Nos gusta mucho el uso que hace del color en sus ilustraciones. Orden y equilibrio en sus composiciones y un cierto aire folkclórico mezclado con el Pop.

Uno de los diseños que más nos gustan de él son las Wooden Dolls que comercializa Vitra. Cada una de nosotras tiene una de esas muñecas, a la que otorgamos un gran valor sentimental porque fue el regalo que nos hicimos la una a la otra cuando fuimos madres.

Además de esta muñecas sus diseños se pueden ver aplicados en textiles en juegos para niños, en libros, en muñecos, posters... en su web puedes conocer más sobre su trabajo.

"Creo que debemos preservar esta evidencia del pasado. No como un patrón de imitación sentimental, sino como alimento por el espíritu creativo del presente".
-Alexander Girard-



Ya lo conocías? ¿te gusta tanto como a nosotras? Nos encantaría saber tu opinión, si te apetece puedes dejarnos un comentario.




lunes, 28 de noviembre de 2016

Somos muy lentas pero suena mejor decir too slow




Revisamos la planificación y esta vez no se cumple ni de lejos. Y va pasando el tiempo y nos cuesta mucho avanzar para darle forma a las ideas que tenemos entre manos. Mientras tanto vamos atendiendo vuestros pedidos, trabajando con nuevos puntos de venta, desarrollando proyectos que surgen, diseñando y haciendo matemáticas. Ésto es Conuco.

No podemos vender cuadernos, para que las mamás se sientan bien, sin disfrutar de nuestra maternidad y pasar tiempo con nuestros niños. No podemos vender fundas y bolsas conucas atípicas si éstas se cosen al por mayor como todas, tenemos que esperar a que Silvia nos las cosa con mil amores. No podemos ensalzar los burros y las ovejas y no gastar tiempo con nuestro conejo Pirraca o nuestro pequeño huerto. No podemos tratar de dar a conocer las tradiciones sin emplear tiempo buscando contenidos que muestren cosas bonitas de antaño. No podemos hablar siempre de las abuelas o la vida rural sin otorgar a la vida tranquila el valor que merece... vamos que no vamos deprisa porque ésto es Conuco.

Somos muy lentas pero suena mejor too slow.

miércoles, 12 de octubre de 2016

Tom Hussey


Por casualidad he vuelto a encontrarme con las fotos de Tom Hussey y, de nuevo, me han sorprendido tanto como lo hicieron en su momento, son unas fotos preciosas.
Al verlas, viene a mi cabeza la imagen de nuestra abuela y de la gente a la que hemos querido desde niñas y vemos envejecer acercándose ya a los noventa o pasándolos. Ahora que nuestra abuela está tan viejita hay que hacer un esfuerzo para que no sea solo su imagen actual la que la represente, ésta es solo temporal. Ella es también la mujer guapa que tenía dos pretendientes, la que madrugaba y se movía deprisa poniendo genio en todo, la que se arreglaba siempre colocándose broches en las solapas de las chaquetas y abrigos, la que llevaba bañador ya en su época, esa sí que es ella!
Y aquí el enlace para echar un vistazo a las fotos de Tom Hussey. Disfrutad!

miércoles, 28 de septiembre de 2016

La historia de nuestra funda bermeja




Hace ya tiempo que teníamos ganas de hacer una funda para nuestras tablets y notebooks porque en Conuco somos muy de tradiciones, de abuelos y de folklore pero, al igual que nuestra Mari Castaña pensamos que lo uno no está reñido con lo otro, es más, estamos convencidas de que muchas cosas tradicionales, adaptándolas, pueden resultar actuales y seguir formando parte de nuestra realidad.

Así llegan nuestras fundas atípicas para ordenadores, con un toque conuco y un nombre con una bonita historia real.
Su nombre es un homenaje a I. Bermejo. Una señora de 92 años, a la que conocemos desde niñas, y que actualmene vive en una residencia de Tordesillas en una habitación cuya mesa está presidida por su ordenador apoyado sobre un paño de ganchillo.

El resto de compañeros de la residencia hablan de la máquina que ella tiene en la habitación, que se llama ordenador. Y nosotras admiramos perplejas su capacidad de ir con los tiempos, su adaptación y de las conversaciones tan poco corrientes que puedes mantener con ella, y es que es una mujer que a sus 92 años viaja a Madrid, escribe en ordenador, escribe poesía, escucha la radio para informarse de la situación política y utiliza el móvil. Todo un lujo conocerla. No había otro nombre mejor para poner a nuestras fundas.